Colleen Hoover comparte la escena que inspiró «All Yours Perfects», su nueva novela

5:52:00 p. m.


La autora Colleen Hoover compartió la escena con la cuál se inspiró para escribir "All Yours Perfects", su próxima novela que saldrá a la venta el 17 julio de este año

"Compartí esta escena que escribí hace un par de años. Era solo una 'escena chatarra' que había escrito para un libro, pero nunca usé. Muchos de ustedes me lo han preguntado, por qué no terminó en mis últimas novelas. Eso es porque nunca se sintió como la opción adecuada para esos personajes. Pero la escena encaja perfectamente con Quinn y Graham, así que estoy feliz de decir que definitivamente la verán en "All Your Perfects", explicó Hoover.

A continuación les dejamos la escena de la que habla la escritora:

—Bueno, eso fue mejor de lo que pensé que sería —dice Graham.
—No te pongas demasiado cómodo —le advierte—. Todavía no hemos discutido la religión. ¿Crees en Dios? 
Graham rompe el contacto visual y mira hacia el océano. Me acaricia el hombro y piensa en mi pregunta por un momento.
—No solía.
—¿Pero lo haces ahora?
—Sí. Lo hago ahora.
— ¿Qué cambió tu mente?
—Algunas cosas —dice. Él empuja su cabeza hacia el océano—. Que sea uno de ellos. ¿Cómo puede existir algo que sea tan magnífico y poderoso sin algo aún más magnífico y poderoso creándolo?
Miro el agua con él cuando me pregunta en qué creo. Me encojo de hombros. 
—La religión no es uno de los puntos fuertes de mi madre, pero siempre creí que había algo más grande que nosotros. Simplemente no sé exactamente qué es. No creo que nadie lo sepa con certeza. 
—Es por eso que se llama fe —dice él. 
—Entonces, ¿cómo puede un hombre de matemáticas y ciencia reconciliar su conocimiento con su fe?
Graham sonríe cuando le hago esa pregunta, como si hubiera estado muriendo por discutirlo. Yo amo eso de él. Tiene este adorable nerd interno que aparece a veces y lo hace aún más atractivo.
—¿Sabes cuántos años tiene la tierra, Quinn?
—No, pero apuesto a que estoy a punto de descubrirlo. 
—Cuatro mil quinientos millones de años —dice. Su voz está llena de asombro, como esta es su cosa favorita absoluta para hablar—. ¿Sabes cuánto tiempo hace que apareció nuestra especie específicamente?
—No tengo idea.
—Hace solo doscientos mil años —dice—. Solo doscientos mil años de los cuatro mil quinientos millones de años. 
Es increíble. Me agarra de la mano y la pone con la palma hacia abajo sobre su muslo. Comienza a trazar sobre el dorso de mi mano con un dedo flojo. 
—Si tu mano representara la edad de esta tierra y cada especie que alguna vez haya vivido, toda la raza humana ni siquiera sería visible a simple vista. Somos tan insignificantes. 
Desliza los dedos hacia el centro de la palma de mi mano y señala una pequeña peca.
—Desde el principio de los tiempos hasta ahora, si pudiésemos combinar a todos los humanos que alguna vez han pisado esta tierra, y todos sus problemas e inquietudes como un todo, ni siquiera todo eso sería del tamaño de esta peca de aquí. — Él toca mi mano—. Cada una de tus experiencias de vida podría caber aquí en esta pequeña peca. Lo mismo haría Beyoncé. —Me río—. Cuando miras la existencia de la tierra como un todo, no somos nada —continúa—. Ni siquiera hemos estado aquí el tiempo suficiente para ganarnos los derechos de fanfarronear. Sin embargo, los humanos creemos que somos el centro del universo. Nos enfocamos en los asuntos más estúpidos y mundanos. Hacemos hincapié en cosas que no significan absolutamente nada para el universo, cuando no deberíamos estar más que agradecidos de que la evolución incluso le haya dado a nuestra especie una oportunidad de tener problemas. Porque uno de estos días los humanos no existirán. La historia se repetirá y la tierra pasará a una especie completamente diferente. Aquí estamos nosotros, dos personas de una raza entera que, en retrospectiva, todavía es mucho menos impresionante para la sostenibilidad que un dinosaurio. Simplemente todavía no hemos llegado a nuestra fecha de vencimiento.Desliza sus dedos a través de los míos y me aprieta la mano. 
—Basándonos en toda la evidencia científica que demuestra cuán insignificantes somos, siempre fue difícil para mí creer en Dios. La pregunta más apropiada hubiera sido: ¿Podría un Dios creer en mí? Porque han pasado muchas cosas en esta tierra en cuatro mil quinientos millones de años para pensar que a Dios le importaría una mierda sobre mí o sobre mis problemas. Que no hay otra explicación de cómo tú y yo podríamos terminar en el mismo planeta, en la misma especie, en el mismo siglo, en el mismo país, en el mismo Estado, en la misma ciudad, en el mismo pasillo frente a la misma puerta por la misma razón al mismo tiempo. Si Dios no creía en mí, tendría que creer que eras solo una coincidencia. Y ser una coincidencia en mi vida es mucho más difícil de entender que la mera existencia de un poder superior. 

PD: Espero y mueran de ternura con Graham, como yo


You Might Also Like

0 comentarios